Barra de Navegación Google

Buscar en la Web

Laminas Colegiales Para Imprimir Y Recortar Facebook

Buscar en este blog Otras Láminas

viernes, 24 de enero de 2014

La guerra del Paraguay




Venancio Flores(18/05/1808 - 19/02/1868)

Francisco Solano Lopez









produjo la formal declaración de guerra del gobierno paraguayo, del general Francisco Solano López, contra la coalición integrada por argentinos, brasileños y uruguayos coaligados en lo que se llamó “la triple alianza”
La Guerra del Paraguay, ocurrida entre 1865 y 1870, fue uno de los más trágicos y dolorosos acontecimientos de la América Meridional, durante el siglo XIX.
Llamada de la “Triple Alianza”, fue un terrible enfrentamiento bélico donde la República Argentina, el Imperio del Brasil y la República Oriental del Uruguay, se unieron en alianza ofensiva.
Como precedente inmediato está la negativa del gobierno argentino a acceder a lo solicitado por el presidente López para transitar territorio argentino y atacar al Brasil
Luego la declaración de guerra del Paraguay a la Argentina y la invasión de tropas de ese país a nuestro territorio, con el ataque al puerto de Corrientes y captura de dos barcos argentinos el 13 de abril de 1865
El conflicto bélico del Paraguay no fue una guerra más. Fue una gran matanza cercana a la condición del genocidio en el caso del pueblo paraguayo, donde no debía quedar vivo ningún varón de más de 9 años. De modo que si el Paraguay sobrevivió de todos modos fue debido a que las mujeres se juramentaron para que así fuera.
El Brasil sufrió 168.000 bajas y un gasto de 56.000.000 de libras esterlinas. La Argentina tuvo 25.000 muertos y un gasto de 9 millones de libras esterlinas. El Uruguay padeció de 3.000 mil muertos y experimentó una deuda de 248.000 libras esterlinas. Pero Paraguay fue la gran víctima.
Antes del inicio de la guerra su población era de 1.300.000 personas. Al final del conflicto, sólo sobrevivían unas 200.000 personas. De éstas, únicamente 28.000 eran varones; la mayoría de las cuales eran niños, ancianos y extranjeros. Del poderoso ejército paraguayo de 100.000 soldados, en los últimos días sólo quedaban cuatrocientos. Al expirar la guerra, luego de la infructuosa defensa de Asunción en Lomas Valentinas, más de diez mil paraguayos protagonizaron una caravana de la que sólo unos pocos sobrevivieron.
Tras doscientos días, los espectrales viajeros llegaron a Cerro-Corá. Rodeado de selváticas y tórridas extensiones, López decidió una resistencia final. Su hijo, el coronel Panchito, de solo quince años, murió allí protegiendo a sus hermanos menores y a su madre, Elisa Lynch. López mismo perecerá, afirmando con seguro orgullo: “¡Muero con mi Patria!”.
Antes de la conflagración asesina, el Paraguay prometía un notable desarrollo industrial. Fue el primer país sudamericano en poseer ferrocarril. Luego del extermino de buena parte de su población, la nación paraguaya nunca pudo recuperar su antiguo esplendor. El ejemplo de un Paraguay próspero y cerrado a la influencia europea no podía ser tolerado por el imperio británico, que aplicaba entonces la política que todavía vemos hoy en sus sucesores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...